¿Qué es el Pecado?

 “Dios nos hace justos a sus ojos cuando ponemos nuestra fe en Jesucristo. Y eso es verdad para todo el que cree, sea quien fuere. Pues todos hemos pecado; nadie puede alcanzar la meta gloriosa establecida por Dios. Sin embargo, en su gracia, Dios gratuitamente nos hace justos a sus ojos por medio de Cristo Jesús, quien nos liberó del castigo de nuestros pecados.” —Romanos 3:22–24 (NTV)

Cada año celebramos la Navidad. Es un hermoso momento de alegría y buenas nuevas. Decoramos un árbol, colgamos luces, cantamos hermosos himnos y damos regalos maravillosos. Y cada año a los cristianos les gusta recordar a la gente que “Jesús es la razón de la temporada navideña”. ¿Alguna vez te has preguntado qué significa eso? ¿Alguna vez le has preguntado a un cristiano por qué él es la razón de la navidad? ¿Por qué hay una navidad? ¿Por qué dejó Jesús el cielo para venir a la Tierra?

¿Cuál sería una respuesta breve? Nuestro pecado. Así es, la historia del regalo perfecto de Dios para nosotros fue puesta en marcha por el primer acto de imperfección. Ves, el Señor nos ama mucho. En Génesis 1:27, se nos dice que Dios nos creó a Su imagen y semejanza (Génesis 1:27). Fuimos lo de más valor en la creación de Dios, hechos para glorificarlo y disfrutar de una relación perfecta en Su presencia para siempre como Sus amados hijos. Ese era nuestro destino, para lo que habíamos de haber experimentado. Eso fue lo que experimentaron las dos primeras personas, Adán y Eva. Ellos caminaron con Dios, hablaron con Dios y disfrutaron de Su presencia. Tuvieron que hacer sus trabajos y disfrutar de los frutos del Jardín (Génesis 2:15–16). Pero entonces todo salió mal… y ocurrió la caída del hombre. 

¿Cuál es la caída? Se encuentra en  Génesis 3. Verás, Adán y Eva fueron engañados por Satanás, la serpiente en el Jardín del Edén, para desobedecer el único mandamiento dado por Dios. En ese momento, permitieron que su orgullo e impulsos egoístas —su deseo de ser “como Dios”— nublaran su juicio. Y debido a que se dejaron engañar por la serpiente, trajeron el pecado, las malas acciones, la imperfección, el sufrimiento, la enfermedad, la decadencia y la muerte al mundo. En ese momento, el apóstol Pablo nos dice: “El pecado entró en el mundo a través de un hombre, y la muerte a través del pecado, y de esta manera la muerte llegó a todas las personas, porque todos pecaron” (Romanos 5:12 NIV). Lo peor es que los mismo que buscaban, para ser como Dios, ya lo tenían. Llevaban Su imagen y semejanza y Su huella estaba en sus corazones y almas. 

En Pecado y Redención, Juan Garnier afirma que” el pecado produce así alejamiento y enemistad hacia Dios, o, en otras palabras, una separación moral entre el pecador y Dios, que es la muerte espiritual; y lo contrario es que da vida al muerto, o dar vida, es decir, ser reconciliado con Dios.” El pecado de Adán y Eva infectó a todos sus hijos, a cada persona en la historia del ser humano. Causó una grieta, una separación entre nosotros y un Dios santo y perfecto. Todos los niños nacidos desde entonces han nacido espiritualmente muertos, separados de Dios, excepto uno. Por lo tanto, si nacemos espiritualmente muertos, una vez que se ha producido la muerte física, se convierte en una muerte permanente sin posibilidades de reconciliación.

En Romanos 6:23 (NVI), Pablo dice: “Porque la paga del pecado es muerte”. El pecado en el Jardín del Edén trajo la muerte espiritual inmediata sobre toda la humanidad, y la deuda final por el pecado de uno es la muerte completa que ocurre en la muerte física. Por lo tanto,  para cubrir la deuda del pecado (que es la muerte), algo (o alguien) más necesitaba morir en lugar del pecador. Por esta razón, el acto de sacrificio se hizo necesario para pagar la deuda del pecado. ¿Por qué? Porque el costo de nuestro pecado es la muerte “y sin derramamiento de sangre no hay perdón” (Hebreos 9:22 NIV).

La primera ocasión de esto se ve directamente después de la caída. En Génesis 3:21 (NVI), dice: “Y el Señor Dios hizo ropa de pieles de animales para Adán y su mujer.” Como verás, para Dios vestir a Adán y Eva y cubrir su vergüenza, tuvo que matar a un animal, para derramar su sangre. Pero aquí está el asunto, “Es imposible que la sangre de toros y cabras quite los pecados” (Hebreos 10:4 NIV). Simplemente no era suficiente. Sólo un sacrificio perfecto de un Dios perfecto y eterno lo haría. ¡Esto es lo que hace que la historia de la venida de Jesús sea tan poderosa!

Es el momento en que el glorioso plan de Dios se hizo realidad. ¿cómo? “Porque tanto amó Dios al mundo que dio a su hijo unigénito, para que todo el que cree en Él no se pierda, sino que tenga vida eterna.” (Juan 3:16 NVI). 1 Timoteo 1:15 (NIV) nos dice: “Este mensaje es digno de crédito y merece ser aceptado por todos: que Cristo Jesús vino al mundo a salvar a los pecadores, de los cuales yo soy el primero”. 1 Juan 4:10 (NVI) dice: “En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó y envió a su Hijo para que fuera ofrecido como sacrificio por el perdón de nuestros pecados. .” Porque la paga del pecado es muerte, mientras que la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús, nuestro Señor. ” (Romanos 6:23 NVI). Cuando recibimos a Jesús, nuestros pecados son perdonados y justificados ante Dios. Somos nacidos de nuevo. (Juan 3:1-21), nuestros espíritus ahora cobran vida (Efesios 2:1–10) y el Espíritu de Dios  viene a habitar en nosotros (Juan14:16Juan 14:26Romanos 8:9)— viene a morar con nosotros, para guiarnos, enseñarnos, ayudarnos y a consolarnos. Gracias a Jesús, podemos conocer y disfrutar de Dios aún más íntimamente de lo que Adán y Eva podrían haberlo hecho. ¡No sólo podemos caminar con Dios, sino que también tenemos el Espíritu de Dios que mora en nosotros!

About the Author

Danny Saavedra

Danny Saavedra has served on the staff of Calvary since 2012, managing the Calvary Devotional and digital discipleship resources. He has a Master of Arts in Pastoral Counseling and Master of Divinity in Pastoral Ministry from Liberty Theological Seminary. His wife Stephanie, son Jude, and daughter Zoe share a love of Star Wars, good food, having friends over for dinner, and studying the Word together as a family.