Día 4: Ilumina la Promesa: Una nación. Una semilla. Una Gente.

LEE

Haré de ti una nación grande, y te bendeciré; hare Famoso tu nombre, y serás una bendición. Bendeciré a los que te bendigan y maldeciré a los que te maldigan; ¡por medio de ti serán bendecidas todas las familias de la tierra!” —Génesis 12:2–3 (NVI)

El origen de la narrativa redentora de Dios para traer la salvación al mundo comienza con Abram, un hombre de 75 años sin hijos. Dios se le aparece a Abram (a quien más tarde cambia su nombre por el de Abraham) llamándolo a dejar su tierra y su pueblo. En esencia, Dios le pide a Abraham que deje su seguridad e identidad para que Dios se convierta en su seguridad y le otorgue a él (y a sus descendientes) una nueva identidad. Dios promete bendecirlo a él y, a través de él, al mundo entero.

Las promesas de Dios están garantizadas, pero no en nuestros términos ni en nuestro tiempo. Después de 25 años de espera, Dios fue fiel en completar Su promesa a Abraham al darle el hijo de la promesa, Isaac. Por fin, Abraham recibió lo que había esperado durante mucho tiempo. Años más tarde, Dios inesperadamente le pide a Abraham que sacrifique a su amado hijo. La obediencia de Abraham para sacrificar a Isaac presagiaría los medios por los cuales Dios traería redención y bendición al mundo entero; en una colina dos milenios después, el hijo de Dios, Jesús, sería sacrificado para traer bendición al mundo entero.

La misión de Dios de traer la salvación al mundo incluiría a toda la posteridad de Abraham. La promesa continuó con Isaac, el hijo de Abraham, quien dio a luz dos hijos. El hijo de Isaac, Jacob, dio a luz doce hijos, cuyos hijos se convertirían en una nación, tal como el Señor lo había prometido. Pero la promesa de Dios no se detuvo con Israel.

Casi 2.000 años después de la promesa que Dios le hizo a Abraham, los cielos se regocijaron cuando el mundo fue testigo del nacimiento del mayor descendiente de Abraham, y de la máxima promesa de Dios, ¡Jesús! El nacimiento de Jesús es la culminación de la promesa de Dios a Abraham y a toda la humanidad. Nuestro fiel Cumplidor de la Promesa cumplió Su promesa de traer la redención del pecado a toda la gente del mundo al enviarnos a Su hijo. Jesús, nuestra promesa y don, nos redimió mediante su vida, muerte y resurrección. En Cristo, Dios hizo que todos los que recibirían a Jesús fueran beneficiarios de su promesa de salvación. En Él, Dios establecería un nuevo reino y pueblo, y por medio de esto todo el mundo sería bendecido.

¡Ahora somos los portadores de esta promesa! Todas las familias y naciones del mundo se unen en Cristo, como Su pueblo. Ahora somos coherederos e hijos de Dios, llamados como Abraham a perder nuestros medios terrenales de seguridad e identidad para abrazar nuestra nueva vida en Cristo. Estamos llamados a ser portadores de la bendición de Dios, a dar a los demás como hemos recibido de Él. También estamos llamados a ser embajadores de su promesa, a proclamar el evangelio a los que están lejos de Dios. Como Abraham fue llamado, nosotros, el pueblo escogido de Dios, también estamos llamados a ser una bendición para los demás; para que todo el mundo sea lleno de la gloria de Dios.

Dia-4

Cuando Dios le habló por primera vez a Abraham, me pregunto qué le vino a la mente. ¡Dios le prometió algo que a un hombre mayor sin hijos podría parecerle ridículo! Aún más absurdo es que Dios no tenía la intención de dar a luz una nación solo a través de la simiente de Abraham, sino de traer la salvación a un mundo perdido e injertar a todos los pueblos del mundo en una sola familia. Los planes de Dios no son algo que ninguno de nosotros pueda predecir en nuestra o que jamás te imaginarías, ni vienen en el momento o la manera que deseamos. Pero tan ciertamente como el sol sale cada mañana, las promesas de Dios se hacen realidad.

En esta temporada de adviento, recordemos la fidelidad de Dios al enviar a Jesús, regocijémonos de que la promesa de Dios se haya hecho realidad y respondamos como Abraham con fe y obediencia llevando el mensaje del evangelio a un mundo necesitado. La promesa de Dios le fue dada a Abraham, cumplida en Cristo y otorgada a la Iglesia. Su promesa ahora continúa a través de ti y de mí.

DEJA ENTRAR LA LUZ

Isaac y Jesús. . . Hijos de la promesa

¡Si el Mesías está simbolizado en alguna parte del Antiguo Testamento, ciertamente se le puede ver en el monte Moría, donde el amado Isaac atado voluntariamente y puesto sobre el altar, es un vivo presagio del Bien amado del Cielo que entrega su vida como rescate!! —Charles Spurgeon

DEJA BRILLAR LA LUZ

Escuche la canción “La Bendición” de Kari Jobe. ¡Entonces, sea una bendición horneando galletas navideñas para sus vecinos!

About the Author

Gabriella Silva

Gabriella Silva serves as a volunteer for Calvary’s communications and worship teams. She holds an M.A. in psychology from Fuller Theological Seminary and is passionate about integrating her knowledge of human behavior with the truth of God’s word. When she is not writing resources or singing at church, Gabi loves to paint, cook, and enjoy time outdoors with her family and friends.

Live Now!

Watch Live

Watch Live in EnglishTraducción al Español