Día 2: Ilumina el problema: el pecado y la separación

LEE

Dios nos hace justos a sus ojos cuando ponemos nuestra fe en Jesucristo. Y eso es verdad para todo el que cree, sea quien fuere. Pues todos hemos pecado; nadie puede alcanzar la meta gloriosa establecida por Dios. Sin embargo, en su gracia, Dios gratuitamente nos hace justos a sus ojos por medio de Cristo Jesús, quien nos liberó del castigo de nuestros pecados.  Romanos 3:22-24 (NTV)

Todos los años, celebramos la Navidad. Es un hermoso tiempo de alegría y buenas nuevas. Decoramos un árbol, ponemos luces, cantamos villancicos, damos regalos, y recordamos a la gente “Jesús es la razón de la temporada”. Pero, alguna vez se detuvo y pregunto ¿por que Él es el motivo de la temporada? ¿por qué hay una temporada navideña? ¿por qué tuvo que venir Jesús?

¿La respuesta corta? Pecado. Romanos 3:23 (NTV) dice: “Pues todos hemos pecado; nadie puede alcanzar la meta gloriosa de Dios “. Y Romanos 6:23 (NVI) describe por qué el pecado y no alcanzar la gloria de Dios es un problema: “Porque la paga del pecado es muerte”.

Ahora la respuesta larga: en Génesis 1, leemos sobre la creación del universo. Y la joya de la corona de esta creación fue la humanidad. ¿Por qué? Génesis 1:27 (NVI) dice: “Dios creó al ser humano a su imagen, lo creó a imagen de Dios, hombre y mujer los creó”. ¡Eso significa que todos fuimos creados a imagen de Dios! Todos y cada uno de nosotros, sin importar quiénes somos, de dónde venimos, cómo nos vemos o qué hemos hecho, todos tenemos un valor infinito e inmutable (algo que nunca se puede quitar) como portadores de imágenes. de Dios.

Fuimos creados por Dios, para Dios, para conocerlo, tener una relación con Él y estar con Él para siempre como Sus hijos. Es por eso que fuimos creados y para lo que fuimos hechos, y las dos primeras personas, Adán y Eva, llegaron a experimentar esto. ¿Sabías que Adán y Eva pudieron caminar con Dios, hablar con Dios y disfrutar de una relación perfecta con Él? Llegaron a vivir su propósito y disfrutar de los frutos del huerto (Génesis 2: 15–16). Pero luego todo salió mal. . .

Génesis 3 nos dice que Adán y Eva fueron tentados y se apartaron de Dios. Permitieron que su orgullo e impulsos egoístas, su deseo de ser “como” Dios y tener más de lo que Dios les había dado, nublara su juicio. A esto lo llamamos “la caída”. En ese momento, dice la Biblia, “el pecado entró en el mundo. . . y muerte por el pecado, y así la muerte vino a todos, por cuanto todos pecaron” (Romanos 5:12 NVI, énfasis agregado).

La peor parte es que precisamente lo que estaban buscando, ser como Dios, ya lo tenían. ¿Recuerdas? Eran perfectos y hechos a Su imagen; Su huella estaba en sus corazones y almas. Pero debido a su pecado, toda la humanidad fue infectada. El pecado causó una separación entre nosotros y un Dios Santo y Perfecto. Todo niño nacido desde entonces ha nacido espiritualmente muerto, separado de Dios, excepto Uno.

Básicamente, el pecado trajo la muerte y no pudimos salvarnos de el. Necesitábamos la intervención divina. La historia de la Navidad trata sobre el momento en que Dios intervino. ¿Cómo? “Porque tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree no se pierda, mas tenga vida eterna” (Juan 3:16 NVI). Jesús, el perfecto Hijo de Dios, dijo: “Aquí estoy. . . ” (Hebreos 10: 7 NVI) y Él “dio su vida por nuestros pecados, tal como Dios nuestro Padre planeó” (Gálatas 1: 4 NTV). Él pagó el precio por nuestros pecados y vergüenza de una vez por todas para darnos el regalo de Dios, que es “vida eterna en Cristo Jesús nuestro Señor” (Romanos 6:23 NTV).

Gracias a Jesús, podemos glorificar y disfrutar a Dios aún más íntimamente de lo que jamás pudieron Adán y Eva. ¡No solo podemos caminar con Dios, sino que tenemos el Espíritu de Dios dentro de nosotros llenándonos con la luz de la vida eterna y guiándonos todos los días! Mañana veremos cómo el plan de Dios comenzó a tomar forma a lo largo de la historia.

DEJA ENTRAR LA LUZ

¿Qué es el pecado?

En el Antiguo Testamento: מֵחֲטוֹ

Perder la marca; ir mal; hacer mal; estar en un error.

En el Nuevo Testamento: ἁμαρτιῶν

Pérdida por no alcanzar el objetivo; mal, culpa, fracaso auto-empoderado (en un sentido ético); acción que genera culpabilidad legal y moral.

El pecado y la muerte entraron al mundo a través de Adán, el primer ser humano. Para revertir esta maldición, Jesús, quien es completamente Dios y completamente hombre, vino al mundo. Aquí están los paralelismos entre los dos Adanes. 

Dia-2

DEJA BRILLAR LA LUZ

¡Da gracias a Dios hoy por su perdón a través de Jesús! Pregúntale a Dios si hay alguien a quien necesites pedir perdón o si necesitas perdonar.

About the Author

Danny Saavedra

Danny Saavedra is a licensed minister who has served on staff at Calvary since 2012, managing the Calvary Devotional and digital discipleship resources. He has a Master of Arts in Pastoral Counseling and Master of Divinity in Pastoral Ministry from Liberty Theological Seminary. His wife Stephanie, son Jude, and daughter Zoe share a love of Star Wars, good food, having friends over for dinner, and studying the Word together as a family.  

Live Now!

Watch Live

Watch Live in EnglishTraducción al Español